Ambos llegaron al hospital totalmente borrachos. Se ahogó con su vómito, también tenía desnutrición.

Cuando llegó al Hospital de Calle’i, de San Lorenzo, los médicos de guardia se alarmaron. Su cuerpo chiquitito, hecho piel y hueso ya había dejado de respirar

Por los siguientes 30 minutos, los doctores hicieron todo tipo de técnicas para reanimar a la criatura, no hubo caso.

Durante la noche del martes, los padres de una pequeña bebé estaban tomando vino y no se dieron cuenta enseguida que se estaba ahogando.

Totalmente borrachos y dando tumbos, llegaron hasta el hospital donde ya nada se pudo hacer.

Tenía solo un mes de vida. Nació con 3 kilos 700 gramos, justamente en el mismo hospital, pero el aspecto era completamente diferente.

Piel y hueso
“Realmente muy fuerte la imagen con la que nos encontramos. Lo que nos dijo el médico forense es que ella estaba con una desnutrición grave”, lamento la fiscal Ana Girala.

Agregó que de hecho, el panorama de la niña era tan delicado por su condición de desnutrición que “era cuestión de horas o días” para que la muerte la encuentre.

Caso muy grave
Girala
contó que la Codeni ya intervino la familia, compuesta por siete hijos, y dispuso que no vivan con los padres, pero volvieron a estar todos juntos

La bebita ni siquiera estaba reconocida, por lo que para hacerse el certificado de defunción, primero se la tuvo que inscribir.

La mamá dijo en su defensa que no tenían G. 18 mil para la partida de nacimiento, pero ese primer documento es gratis.

“Lo llamativo es que ellos dijeron que eran de escasos recursos, pero después se presentaron abogados particulares y esos no trabajan gratis”, indicó.

La fiscala explicó que se realizaron pruebas de sangre de la bebé para saber si le dieron alguna sustancia que le hizo vomitar, así también a ambos padres, para saber si consumían drogas.

“Irónicamente estaba desnutrida, pero vomitó. Es llamativo”, indicó.

La niña nació el 11 de mayo. Recién el 15 de junio la llevaron al Hospital de Acosta Ñu, en donde se le diagnosticó desnutrición y pidieron estudios, que se realizó el lunes, pero terminó falleciendo al día siguiente.

Marta G. B. (41) y José S. M. (38), los padres de la víctima, fueron imputados por abandono y por falta al deber del cuidado, pero la situación de los padres puede cambiar.

“Vamos a estar analizando si es homicidio culposo, ya que tienen otros hijos, ¿cómo no se dieron cuenta de lo que estaba pasando?”, indicó.

//Extra.com.py.

Deja una respuesta