Una posible “inducción al suicidio” está siendo analizada en el marco de la investigación por la muerte de la escribana Carmen Ruiz Díaz. La Fiscalía dispuso la realización de una autopsia psicológica.

La abogada Nenia Teresa Martínez, representante legal de la escribana fallecida, comentó al canal GEN que el pasado mes de abril se había formulado una denuncia contra Noemí Álvarez, exsuegra de la víctima, a raíz del hostigamiento que la misma venía sufriendo.

Además de ser hostigada por la madre de su difunto esposo, Ruiz Díaz también sufría de constantes amenazas y acosos, así como de violencia verbal, teniendo a Álvarez como principal acusada, refirió.

“Se le fijó una entrevista psicológica recién para octubre de este año”, reveló Martínez, demora que se debe a la falta de suficientes profesionales en el Ministerio Público.

La profesional del derecho confirmó la realización de una “autopsia psicológica”, consistente en una serie de pericias y averiguaciones que ayudarán a determinar el estado emocional de la víctima previo a su fallecimiento.

En el marco de esta diligencia, varias personas que forman parte del entorno cercano de la escribana prestaron declaración ante la Fiscalía, a fin de brindar detalles sobre la situación por la que atravesaba.

El hecho punible que está siendo analizado es el de “inducción al suicidio”, lo cual solo podrá determinarse a través de ciertos elementos de convicción que permitan confirmar la responsabilidad de determinadas personas, en este caso, de la exsuegra.

“Estamos en una etapa incipiente todavía”, sentenció Martínez.

//Hoy.com.py.

Deja una respuesta