En Yatytay, Itapúa, una gavilla sitió una comisaría, tomó de rehenes a los tres policías de guardia, a quienes los metieron en el calabozo, mientras consumaban el atraco de un cajero automático.

“Nos dimos cuenta de que nuestra Policía no está preparada para combatir a este tipo de estructura criminal. Nos sentimos desprotegidos”, afirmó en tono apesadumbrado un testigo del robo de un cajero automático en Yatytay, Departamento de Itapúa, donde una gavilla de delincuentes armados sitió la comisaría jurisdiccional, tomó de rehenes al comisario y a dos efectivos de guardia, los metió al calabozo y usó la patrullera policial para arrancar el cajero ubicado frente mismo a la sede policial.

Los pobladores presenciaron impotentes el atraco tipo comando, que duró alrededor de media hora. Les tocó liberar a los policías que tenían a su cargo resguardar la seguridad de la ciudad y ahora se sienten desprotegidos.

Éste hecho se suma a otros varios casos violentos de asaltos registrados en las últimas horas en diferentes puntos del país. También se dan incluso a horas de las declaraciones del comandante de la Policía Nacional, comisario Carlos Benítez, quien aseguraba que “hay una mayor contención” de los hechos delictivos en comparación al año pasado. Fue tras culminar una reunión que mantuvo en Senado sobre seguridad.

COMISARíA SITIADA. El comisario César Bareiro, jefe de la comisaría de Yatyaty, Itapúa, confirmó que fueron sorprendidos por la banda de delincuentes, integrados por entre ocho a diez hombres fuertemente armados.

“A mí me tomaron por sorpresa, estaba descansado en una de las piezas. Primeramente redujeron al suboficial. Me vieron a mí y ya me pusieron boca abajo, levanté la mirada y eso parece que le hizo enojar, por eso me dieron un culatazo”, relató el jefe policial.

También contó que “(los asaltantes) tenían chalecos, kepis, todos con inscripción de Policía. No utilizaron nada, solamente estiraron el cajero”, y que trabajaron por más de treinta minutos para arrancar el ATM. Por último, el comisario detalló que “los vecinos nos sacaron del calabozo, rompieron el candado con hacha”. Los asaltantes se alzaron con un botín consistente en G. 338 millones, según confirmó Manuel Ochipinti, titular del Banco Nacional de Fomento (BNF).

Lo que llama la atención de los investigadores de la Policía y de Fiscalía es que desde hace 15 días que el cajero, blanco del atentado, no funcionaba ni contaba con dinero en su cofre. Sin embargo, el pasado lunes, en horas de la mañana, fue arreglada y cargaron con efectivo, y en horas de la noche ya fue asaltada. Al respecto, el funcionario estatal indicó que el cajero estuvo fuera de funcionamiento durante una semana por problemas de comunicación, inconveniente que fue solucionado por una empresa tercerizada. Sin embargo, negó que se haya realizado una recarga de billetes en estos días.

Igualmente, Ochipinti indicó que se activó el sistema de entintado de los billetes, por lo que quedarían inutilizados para el uso en cualquier comercio del país.

Sobre la base del análisis de circuito cerrado, los investigadores de la Policía Nacional sospechan que la gavilla estaría conformada por brasileños y paraguayos, que días atrás ya habrían intentado atentar sin éxito contra un cajero automático en la zona de Ciudad del Este, en el Alto Paraná.

Brutal golpiza a policía. El caso de Yatytay no es el único en que policías se vieron superados por malvivientes, ya que en la ciudad de San Lorenzo, tres delincuentes armados sorprendieron y golpearon brutalmente a un agente policial que estaba apostado frente a un comercio. El policía, tras recibir la golpiza, fue esposado y dejado tirado en la vereda, mientras dos hombres asaltaron un local de venta de electrodomésticos ubicado en el barrio Las Mercedes. Los delincuentes se alzaron con 65 millones.

Mayor contención a hechos delictivos
El pasado lunes, al salir de una reunión que mantuvo en Senado, el comandante de la Policía, Carlos Benítez, declaró que la seguridad está mejorando de manera progresiva en comparación a los números que dejó el 2023 y sostuvo que “están viendo una contención” de los hechos delictivos. Sin embargo, los recientes hechos delictivos muestran a una Policía Nacional vulnerable y superada por las estructuras criminales.

Persecución y tiroteo en Fernando de la Mora
Tres hombres que circulaban en un automóvil denunciado como robado lograron huir de la Policía tras una persecución con intercambio de disparos, registrado ayer, cerca del mediodía, en la ciudad de Fernando de la Mora, Zona Sur. Los sospechosos robaron primeramente una motocicleta y luego un automóvil para huir de los autoridades del orden público. Los agentes policiales iniciaron una persecución a un automóvil Toyota Axion, de color gris, en el cual viajaban tres personas, presuntamente asaltantes, quienes al percatarse de que eran seguidos por los policías efectuaron varios disparos contra los uniformados. Sin embargo, los agentes del orden respondieron los disparos de la misma manera, iniciándose un fuego cruzado a lo largo de varias calles, que puso en riesgo a terceras personas. En medio de los disparos, los sospechosos abandonaron el vehículo al ingresar a un callejón sin salida. Sin embargo, saltaron la muralla y continuaron la huida a pie. Luego despojaron de su motocicleta a un trabajador que se les cruzó en el camino, para seguir la huida. Por último, robaron un auto Changan para lograr escapar definitivamente de los agentes. en paraguarí. Tres malvivientes armados ingresaron a un local de cobranzas en Acahay, Paraguarí, y se llevaron todo el dinero que se encontraba en la caja registradora. Según la denuncia, el botín robado rondaría los G. 50 millones. Los asaltantes tomaron de rehenes a los dueños y clientes.

//Ultimahora.com.

Deja una respuesta