COMPAÑÍA BOQUERON, distrito Nueva Londres (Por: Néstor Ojeda Mendoza).- Una familia ubicada en esta localidad caaguaceña, manifestaron  haber adquirido más de 40 hectáreas de tierra en una comunidad rural del distrito de Juan Manuel Frutos, y por las mismas  hace unos cinco años atrás abonaron totalmente, la propiedad en cuestión está distribuida en dos lotes. Y, a partir de esa fecha, vienen reclamando al  Instituto Nacional de Desarrollo y de la Tierra (INDERT), los títulos correspondientes a los lotes que totaliza un total de 41 hectáreas.

 

 

 

 

 

 

La solicitud de la titulación está a cargo de Rodolfo Arias Villalba (63), y su hija Luz Marina Arias Mendoza. De acuerdo a los expedientes, el Lote 14 es de 19 hectáreas, con expediente Nro. 4748/91, solicitado por Rodolfo Arias Villalba al INDERT en fecha 5 de junio de 1991. El lote 16 de 22 hectáreas está a nombre de su hija Luz Marina, con Expediente 4791, también solicitado y pagado desde el mismo mes junio del 91.

 

 

 

De acuerdo a los recibos de pagos realizados en la oficina del INDERT, de la ciudad de Caaguazú, abonaron un total de G. 23.610.968.

 

 

Hace más 5 años que hemos abonado en su totalidad con los pagos de las 41 hectáreas de tierras, indicó Arias Villalba, y también desde el mismo momento que se abonó en su  totalidad  exigidos por el instituto de la Tierra, los agentes de esta institución no nos han podido entregar los títulos correspondientes, dijo el padre de familia en forma indignado por la situación.

 

 

 

Otro familiar suyo, manifestó que hasta la fecha les tienen con promesa, que en cualquier momento contarán con los documentos pertinentes, que solo es mera promesa por parte de los funcionarios de la oficina departamental del INDERT de la ciudad de Caaguazú.

 

 

 

El abogado Milner Mendieta, jefe departamental en la región Caaguazú, indicó al respecto que a su vuelta de vacaciones, se interiorizará en profundidad de la situación de la familia de Rodolfo Arias, de manera a acelerar la obtención de los títulos correspondientes.

 

 

 

Ya hemos gastado más de lo debido desde la cancelación de la cuenta con el INDERT, pero la promesa siempre es lo mismo por parte de los funcionarios de esta oficina regional, se lamentó otro familiar suyo.