El condenado Ramón González Daher, quien el miércoles ingresó junto con su hijo Fernando González Karjallo a la Penitenciaría Nacional de Tacumbú, sufrió una descompensación. El usurero permanecerá bajo supervisión médica en el área de Admisión.

El ministro de Justicia, Édgar Olmedo, informó que durante sus primeras horas dentro de Tacumbú, Ramón González Daher sufrió una descompensación al tener un pico de presión baja, pero que la situación fue controlada por el personal de sanidad del reclusorio.

“Tuvo un pico de presión baja, fue asistido inmediatamente por la sanidad del penal y se recuperó. Se estabilizó su presión arterial. Hoy está siendo nuevamente inspeccionado por el plantel médico que tenemos en el penal, pero no pasó a mayores”, dijo Olmedo a la emisora 1000 AM.

El secretario de Estado comentó que recomendó al director de la Penitenciaría Nacional de Tacumbú que Ramón González Daher permanezca por tiempo indefinido en la zona de Admisión.

Tampoco descartó que el ex empresario luqueño sea trasladado a otro reclusorio.

“Posteriormente, vamos a ver si los mantenemos en el penal de Tacumbú, si los destinamos a algún pabellón específico, o tendríamos que trasladarlo a otro penal. Estamos evaluando todas las posibilidades”, señaló.

Ramón González Daher y su hijo Fernando González Karjallo ingresaron el miércoles a la Penitenciaría Nacional de Tacumbú para la ejecución de sus condenas.

Fueron sentenciados a 15 y 5 años de prisión, respectivamente, por hechos de lavado de dinero y usura.

Padre e hijo cayeron luego de las investigaciones realizadas por el diario Última Hora, las cuales evidenciaron el esquema de usura y aprietes.

En el juicio oral se comprobó que el prestamista amasó una fortuna de más de G. 6,5 billones mediante un esquema de corrupción y hostigamiento a sus víctimas. Además, contó con la ayuda de la Justicia, con la complicidad de jueces y fiscales.

//Ultimahora.com.

Deja una respuesta