Un excorredor de rally provocó un accidente de tránsito con derivación fatal mientras manejaba alcoholizado, aunque finalmente fue beneficiado con el arresto domiciliario. De igual manera, nunca llegó a abonar la fianza impuesta por el juez.

Walter Ramón Kailar Orué fue protagonista de un accidente de tránsito fatal ocurrido el pasado 17 de febrero sobre la avenida General Aquino de la ciudad de Luque.

Los antecedentes refieren que el conductor, quien iba al mando de una camioneta de la marca Jeep tipo Cherokee, realizó un giro imprudente sobre la citada avenida, provocando un choque con otro vehículo manejado por Francisco Ramon Cano, quien iba en compañía de esposa Lourdes Duarte y su hijo menor de edad.

A raíz de este percance, también se vio afectada una motocicleta que era guiada por Hugo Marcial Rodas Samudio (21), quien embistió contra la parte trasera del Jeep y acabó falleciendo casi de manera instantánea.

Cano y su familia sufrieron graves lesiones luego del siniestro vial, teniendo que ser derivados hasta un hospital para recibir atención médica. Por su parte, Kailar fue sometido a la prueba de alcotest, arrojando un resultado positivo de 0,938 mgL.

En imágenes de circuito cerrado se aprecia que Kailar no detuvo la marcha al intentar hacer el giro, sin tener en cuenta que la Avda. General Aquino es de doble sentido y posee tráfico continuo, por lo que acabó provocando el choque con el vehículo de Cano.

Desde la defensa de Francisco Cano cuestionan el actuar de la Fiscalía y el Juzgado, ya que, a pesar de las evidencias en su contra y la gravedad del hecho, Kailar fue beneficiado con el arresto domiciliario bajo la condición de abonar una fianza de G. 1.500 millones.

A esto se le suma que la unidad penal a cargo del fiscal Francisco Torres se ha negado a facilitar la copia de la carpeta fiscal a sus abogados, además de haberse allanado al pedido de anticipo jurisdiccional de prueba solicitado por la defensa del excorredor de rally en relación a la reconstrucción de los hechos, lo cual podría imprimir la posibilidad de introducir la alteración de las circunstancias reales del accidente.

Por su parte, el juez penal de Garantías Nelson Romero avaló cada una de las actuaciones irregulares realizadas por el fiscal Torres, principalmente al otorgar el beneficio del arresto domiciliario que fuera consentido por el mencionado agente fiscal a pedido de la defensa del imputado.

En vista a estas causales, los representantes legales de Cano formularon una recusación contra el juez Nelson Romero y también solicitaron la ampliación de la imputación formulada en contra de Walter Kailar, requiriendo la inclusión del tipo penal de lesión culposa, a consecuencia de los severos daños físicos ocasionados a las víctimas.

El dato llamativo en esta causa es que, para acogerse al beneficio de la prisión domiciliaria, se impuso una fianza millonaria al procesado, sin embargo, este monto jamás fue abonado y el juez aún no revocó la medida, pese a que el plazo de 15 días ya feneció.

//Hoy.com.py.

Deja una respuesta