Un hombre padeció varias semanas tras ser asaltado a garrotazos. La Policía investiga asentamientos en donde podrían estar los delincuentes que perpetraron el crimen.

El 27 de febrero de este año, Omar Rodríguez (65 años) fue hallado al costado de la ruta, en la localidad de Arroyos y Esteros. Tenía fuertes golpes en todo el cuerpo y estaba inconsciente. Lo llevaron a un hospital de la región y luego lo derivaron al Hospital del Trauma, en donde hoy, 14 de mayo, reportaron que falleció como consecuencia de complicaciones derivadas de sus heridas.

El día que lo socorrieron, la primera presunción que surgió en la Policía fue que cayó de su motocicleta y sufrió las heridas. Y como no hallaron su biciclo, pensaron que lo habían robado.

Las pesquisas que avanzaron, sin embargo, dieron un giro radical a la historia. El hombre fue asaltado, y de una manera brutal: lo hicieron a garrotazos.

En efecto, mientras iba por la ruta, un tronco “plantado” en esta, obstaculizó su paso. Al frenar, los asaltantes le rodearon y le sometieron a golpes, hasta dejarlo casi muerto.

Los largos días en que agonizó, Omar luchó por su vida. Estuvo más de 60 días en terapia intensiva. Cuando salió de ese estado y mientras iniciaba la recuperación, tuvo un ataque cardiovascular y murió. La pesquisa del crimen apunta a los asentamientos de Arroyos y Esteros y zonas aledañas, en donde activan grupos marginales adictos, señalados como responsables de varios asaltos.

//Hoy.com.py.

Deja una respuesta