Sostienen que la mascarilla es la primera línea de defensa frente al COVID-19 y para prevenir anticipadamente las infecciones es fundamental utilizarla correctamente y la adecuada.

Como una manera de prevenir la transmisión de COVID-19, aconsejan el uso del tapabocas quirúrgico en lugar del de tela lavable, debido a que brinda una mejor protección, sobre todo en lugares con mucha gente como como supermercados, transportes públicos, hospitales, laboratorio. Señalan que la mascarilla de tela lavable proporciona hasta un 50% de protección.

Es por eso que ante la alta circulación comunitaria del SARS-CoV2, virus que transmite el COVID-19, la Dra. Viviana de Egea, directora de Vigilancia de Enfermedades Transmisibles exhorta a la ciudadanía a dejar de lado las mascarillas de tela lavable y usar las mascarillas quirúrgicas.

Así también insta a aquellas personas que acuden a establecimientos de salud, sea laboratorio o consultorio ambulatorio, aunque no sea hospital COVID, a que deben usar mascarilla quirúrgica, ya que es la que más protege de la transmisión del virus.

La mascarilla quirúrgica está recomendada para prevenir enfermedades de transmisión por gotas, que caracteriza a los virus respiratorios. Al inicio de la pandemia, cuando la transmisión viral no era aún importante, la mascarilla de tela lavable proporcionaba una protección suficiente, de 50%.

“Actualmente hay una alta circulación del virus, con una fuerte hipótesis que refiere que la transmisión principal es aérea no solamente por gotas. Si queremos protegernos de cualquier enfermedad respiratoria que se transmite vía aérea, necesitamos mejorar la calidad de nuestras mascarillas. La mascarilla quirúrgica brinda una protección de más del 80%, muy superior al nivel que aporta la mascarilla de tela lavable. Las N95 cuentan igualmente con un alto grado de protección”, asegura la profesional médica.

De Egea insiste en que necesitamos volver a las mascarillas quirúrgicas debido a la crítica situación epidemiológica, por el elevado nivel de circulación comunitaria del SARS-CoV2. Recuerda que además de usar mascarilla, el distanciamiento físico y el lavado de manos es igualmente importante de acompañar con la ventilación de ambientes interiores, por lo que abrir puertas y ventanas es clave. Sin dejar de lado optar por actividades al aire libre.

//La Nación

Deja una respuesta