Debido a un incidente entre la diputada cartista Del Pilar Medina y la diputada liberal Celeste Amarilla se tuvo que levantar la sesión donde se trataba el juicio político a la fiscala general, Sandra Quiñónez. La legisladora colorada interrumpió y comenzó a gritar a la opositora cuando esta criticó declaraciones hechas por mujeres congresistas de Honor Colorado.

La sesión de la Cámara de Diputados fue levantada por el presidente de la Cámara de Diputados, Carlos María López, luego de los exabruptos a los que llegó la diputada Del Pilar Medina en contra de su colega Celeste Amarilla, por sus declaraciones.

Amarilla cuestionó la forma en que se venían desarrollando las sesiones anteriores y lamentó la «normalización de la mediocridad» dentro del pleno de la Cámara de Diputados.

«Con ese mensaje le decimos a los jóvenes: ‘Yo no sé hablar, yo no sé leer, y estoy acá en el Parlamento, orgullosamente parlamentario, orgullosamente nunca leí un libro y estoy acá'», mencionó con relación a las expresiones del diputado cartista Walter Harms, quien este lunes dijo que compró por primera vez un libro, pero que aún no lo leyó.

Dijo que a esto se suma que también en la sesión de ayer, «dos colegas mujeres, en un momento que el mundo lucha por el respeto a la mujeres y la igualdad (…) una parlamentaria se autodefine perrita del líder y la otra que le mueve la colita al líder», en alusión a las diputadas cartistas Del Pilar Medina y Rocío Abed.

Amarilla consideró pertinente que las dos parlamentarias tendrían que pedir disculpas por sus dichos. En ese momento, iniciaron los gritos por parte de Medina, quien contraatacó diciendo que era Amarilla la que debía pedir disculpas por ser «coimera» y por utilizar los «fondos de la merienda escolar para comprar bancas.»

Sin embargo, la diputada liberal quien tenía la palabra seguía replicando «no hay que ser perrita de nadie, y no hay que mover la cola a nadie». Lo que enfureció aún más a Medina, quien siguió interrumpiendo la sesión, momento en que fue levantada por el presidente de la Cámara.

Con la sesión ya levantada Medina bajó de su curul y fue hasta el lugar de su colega, muy nerviosa, a los gritos mientras que personal de seguridad la escoltaba, además de otras compañeras del movimiento Honor Colorado.

//Ultimahora.com.

Deja una respuesta