Así mencionó en entrevista con Prensa 5 Multimedios, el presidente de la Liga Ovetense de Fútbol (LOF), Rodrigo Ávalos. De igual manera hablo sobre la denuncia pública realizada por parte de la familia que se encuentra vivienda en el estadio Ovetenses Unidos, señalando que ya no se cuenta con un vínculo laboral con la persona que se encontraba al cuidado del lugar.

Durante la mañana de este lunes el presidente de la Liga Ovetense de Fútbol, Rodrigo Ávalos, conversó con nuestro medio sobre la situación de la remodelación del estadio Ovetenses Unidos. El mismo dijo que “muchas veces la gente ya está harta”, de este tema en particular. El mismo explicó que hubo problemas internos con la empresa que se encargará de la obra, pero que este martes podrían iniciar los trabajos en el lugar.

La empresa adjudicada para realizar las obras de readecuación y refacción del Estadio Ovetenses Unidos, estará a cargo de Estructura Ingeniería S.A. La inversión será de unos G. 2.457 millones. De igual manera dijo que la Liga no tiene nada que ver con las contrataciones de personas que trabajarán en el lugar, pero que la empresa deberá contratar mano de obra local como lo había mencionado la ministra de Deportes.

Por otro lado Ávalos, habló sobre la situación de las personas que se encuentran viviendo en el estadio, luego de que Fanny Núñez, esposa de Alcides Villalba capataz del Estadio Ovetenses Unidos, denunciara que el mismo pretendía echarlos del lugar. Ávalos señaló que, que los mismos se encuentran viviendo ahí desde el inicio de la construcción del estadio, explicando que no cuentan con ningún tipo de compromiso con otra gente, sino con Alcides Villalba, que se encontraba cuidando el estadio.

“Muchos problemas tuvo esa familia con Julio Balbuena, en el 2018 asumo yo y me dice que se le debía millones, le digo que le vamos a pagar, tenemos comprobantes de pago que se le hizo, hasta inclusive de administraciones anteriores. La liga ovetense por el año 2020 no le debe nada, ya no hay acuerdo con él”, señaló.

Dijo también que la familia llegó a invadir la parte de atrás del estadio, donde construyeron una casa media agua. “Le dije que estaba mal lo que él hacía, hasta inclusive que cualquier dirigente te puede denunciar”, expresó. El mismo fue a conversar con el hombre diciéndole que debía salir, explicándole la situación y los alcances, “le dije que podríamos gestionarle sobre las viviendas sociales de manera ayudarles”.

Por otro lado el presidente de la Liga Ovetense denunció que las piezas del estadio eran alquiladas, mencionando que ellos llegaban al lugar y todos los aires acondicionados se encontraban en funcionamiento.

Deja una respuesta