El médico forense que inspeccionó al bebé de 11 meses, que falleció tras el ataque de un perro de la raza pitbull en Ñemby, mencionó que era difícil que sobreviva luego de las importantes heridas que sufrió al nivel del cuello.

El médico forense Christian Alegretti explicó este jueves que el bebé de 11 meses sufrió varias heridas, principalmente, en la zona cervical del cuello, incluso penetrantes.

«Era difícil que se salve», afirmó a radio Monumental 1080 AM debido a que a esa altura del cuerpo hay vasos sanguíneos que llevan oxígeno al cerebro y una vez que son dañados es imposible que sobreviva.

El pequeño murió el miércoles tras el ataque de un can de la raza pitbull en su propia vivienda, ubicada en el barrio Rincón, de la ciudad de Ñemby, del Departamento Central.

Asimismo, sufrió heridas sobre la espalda. El bebé fue tomado prácticamente como una presa, manifestó el doctor.

Según el informe de la Comisaría 55ª Central, el caso fue comunicado por el personal de guardia del Hospital Distrital de Ñemby.

La madre manifestó a los intervinientes que que el animal es suyo y que su hijo se encontraba en su andador en el patio, cuando fue atacado por el animal. El niño fue auxiliado por vecinos.

Posteriormente, se comunicó al Ministerio Público y tomó intervención la fiscala Laura Guillén, quien abrió una causa por violación del deber del cuidado contra la madre.

//Ultimahora.com.

Deja una respuesta