En las últimas horas se conoció la noticia del supuesto suicidio de la joven Geraldina Bonillo en el municipio de Santa Rita, departamento de Yoro, Honduras.

Aunque no se reveló mucha información sobre este caso, si se conoció que la fémina dejo una nota antes de quitarse la vida.

El papel decía contextualmente lo siguiente: “Para gastos de mi funeral, si no les ajusta, vendan cualquier cosa de las que hay en este cuarto. Ya no soy feliz en este mundo. Pido perdón a Dios, a mis hijos y a mi abuelita. Adiós”.  

Este hecho causo mucha conmoción y melancolía, no solo en las personas que la conocían, sino también en aquellos internautas que se enteraron por medio de redes sociales.

“No deben juzgarla, solo ella sabe cuánto sufría”, comentó una ciudadana. Sumando a eso, otra mujer señaló: “La depresión silenciosa es mortal”.

“Solo ella supo los grandes problemas que estaba pasando”, externó alguien más. Mientras tanto, unas de sus amistades mencionó: “Dios mío, por qué los hiciste”.

//tiempo.hn

Deja una respuesta