El dueño cree que el gato “Smells” buscó cobijo dentro de la maleta de un amigo que estaba de visita sin ser detectado hasta que el equipaje fue examinado en la terminal aérea.

Un gato sorprendió a los agentes de la TSA en el aeropuerto John F. Kennedy de Nueva York tras meterse de polizón en una valija. El agente notó mechones de piel naranja que sobresalían de una maleta ligeramente abierta y detuvo toda la línea

Cuando la bolsa pasó por la unidad de rayos X el 16 de noviembre, el agente de la Administración de Seguridad del Transporte se llevó una sorpresa: dentro había cuatro patas y una cola pertenecientes a un polizón felino.

“En el lado positivo, el gato está fuera de la bolsa”, tuiteó un portavoz de la TSA el martes.

Se llamó al pasajero para que regresara al mostrador de boletos después de que se encontró al gato, dijo la portavoz, Lisa Farbstein, en un correo electrónico.

“El viajero dijo que el gato pertenecía a otra persona de la casa, lo que implica que no sabía que el gato estaba en la maleta”, dijo Farbstein.

“¡A eso lo llamamos un buen CATch!”, dijo. El juego de palabras “CATch” combina “cat” (gato en inglés) con “catch” (captura).

El gato polizón, identificado por el New York Post como “Smells”, fue devuelto a su dueño.

El dueño del gato le dijo al Post que Smells debe haberse metido en la maleta de un amigo que estaba de visita. Ella no supo que su atigrado había desaparecido hasta que los funcionarios del aeropuerto la localizaron.

A pesar de que se ocupan a diario de todo, desde armas de fuego no autorizadas hasta salsa de arándanos ilícita, “es raro descubrir un animal vivo en una maleta registrada”, dijo a CNN la portavoz de la TSA, Lisa Farbstein. Por suerte, el gato no intentó huir cuando abrieron el estuche.

DiarioHOY.com.py

Deja una respuesta