Ya hace más de un año que la pandemia cambió por completo la manera de trabajar y de aprender de muchas personas. El teletrabajo llegó para quedarse, ya que en muchos oficios se ha instaurado al 100% desde el confinamiento mientras que otros optan por un formato híbrido entre el trabajo presencial y el remoto.

Unos escenarios que son habituales verlos en la política, que con tal de no abarrotar las cámaras oficiales de diputados o concejales ofrecen esta solución mixta o directamente remota. No obstante, el quedarse en casa durante estas sesiones puede ser un arma de doble filo. Si no que se lo pregunten a William Amos, diputado del Partido Liberal de Canadá en el Parlamento canadiense, que se ha hecho viral en las últimas horas por aparecer completamente desnudo durante un pleno.

Sus compañeros de la Cámara de los Comunes tuvieron que ver como el liberal se paseaba por su despacho tal y como vino al mundo. Una captura suya entre las banderas de Canadá y Quebec ha corrido como la pólvora en Twitter.

El representante del distrito de Pontiac (Quebec) no ha querido esconderse tras el desliz y ha pedido disculpas a través de su cuenta de Twitter, donde ha explicado que se ha tratado de un error y que seguro que no le volverá a ocurrir.

“Hoy he cometido un error muy desafortunado y, obviamente, estoy avergonzado por ello. Mi cámara se quedó encendida por accidente mientras me ponía la ropa de trabajo después de salir a correr. Pido sinceras disculpas a todos mis compañeros de la Cámara. Ha sido un error y no volverá a ocurrir”, ha escrito Amos.

Pese a que no existe una norma específica de vestimenta en el parlamento canadiense, todos los diputados suelen ir vestidos con ‘traje de negocios’, como aconsejan los presidentes de las instancias parlamentarias. Lo que seguro que no se esperaba nadie era ver a un diputado desnudo. Su rival política, Claude DeBellefeuille, del Bloc québécois, ha bromeado sobre el tema: “Tal vez vale recordar a los miembros, especialmente a los miembros masculinos, que los trajes y corbatas son apropiados, pero también una camisa, calzoncillos y pantalones”

//La Vanguardia