Continúan las críticas por la falta de previsión de parte del Instituto Nacional de Estadística (INE) sobre el censo nacional 2022 que realizó ayer. En este caso, una supervisora tuvo que hacer todo el trabajo sola debido a que no le asignaron colaboradores.

Catalina Díaz de Vivar, voluntaria censista, narró en Twitter la experiencia que le tocó vivir durante la jornada del censo.

“Censé casi 50 viviendas sola, pedí ayuda a mis jefes de zona y nadie vino, se llamaron al silencio, nadie me dio bola, cansada, casi llegando al final les juro que lloré y una vecina vino a traerme pireca y su agua para que me ponga mejor”, comenzó su relato.

Al respecto, detalló en diálogo con la 1000 am que en principio estaba como supervisora de su sector, un asentamiento cercano a Artigas al que nadie quería ingresar, sin embargo, ella decidió tomar la posta debido a que conoce la zona. Comentó que ninguno de los censistas que buscó quiso acompañarla, y que desde el INE solo le prometieron que ya le asignarían más personas para que la ayuden, cosa que jamás sucedió.

La joven indicó que llegó el día y se topó con la sorpresa de que haría todo sola, mencionando que aunque hubo censistas que “farrearon” en lugar de ir a trabajar, la mayor parte de la culpa es del INE, ya que las capacitaciones se hicieron bastante, según su criterio.

En contrapartida, manifestó que, a pesar de la odisea que pasó para terminar con la labor, fue una de las experiencias más lindas que le tocó vivir.

Fue la mejor experiencia de mí vida, me tocó censar una zona carenciada donde nadie quería entrar por miedo, lo único que sentí fue amor porque me estaban esperando, al fin alguien les dio bola, una vergüenza la organización del INE“, apuntó.

En su historia, en la citada red social, contó que no almorzó sino hasta las 16:30 horas, cuando una de las lugareñas le ofreció la famosa pireca y agua.

“No pude salir del asentamiento hasta las 18:30hs, gracias a todos esos vecinos por su agua fresca, amabilidad y paciencia, porque cuando les decía que estaba sola sin problema iban a esperar. Cuatro carpetas listas, me queda 1, oficialmente 50 casas censadas por una sola persona, pero todavía no termina mí travesía… tengo que esperar que su app de mierda de la INE funcione, para así cargar todo lo que hice sola“, refirió.

Finalmente, Díaz de Vivar cumplió con su labor de supervisora cerca de la medianoche a pesar de todas las dificultades que se le presentaron en el momento.

Ya dejé mí caja, ya mandé todos los datos obtenidos al INE, puedo decir que cumplí“, puntualizó.

DiarioHOY.com.py

Deja una respuesta