Un ex sargento de las fuerzas especiales estadounidenses que transicionó a mujer le ganó con notable facilidad un combate a una luchadora de MMA profesional.

Un reciente combate de la MMA ha desatado la polémica en internet después de que Alana McLaughlin, de 38 años, se encontrara en el octágono con Celine Provost, de 32.

McLaughlin es la segunda luchadora transgénero de MMA en competir en la categoría femenina de este deporte y su pelea contra la francesa Provost, a quien redujo con un poderoso estrangulamiento, marcaba su debut en el circuito.

Provost, una luchadora con 10 años de experiencia y muchas victorias en su historial, no pudo con la superioridad física y la abrumadora fuerza de su oponente, quien apenas empezó en el deporte a principios de este año.

Los golpes de Provost rebotaron en McLaughlin como un león bebé contra su padre, y cuando la inmovilizaron en el suelo, no pudo moverse y rápidamente hizo tapping, rindiéndose y perdiendo el combate.

Aunque sus tiempos en el deporte de los combates son muy distintos, McLaughlin no es ninguna novata. Por el contrario, antes de transicionar de género, pasó seis años sirviendo en las fuerzas especiales de los Estados Unidos.

En medio de la polémica, ha salido a la luz una sorprendente fotografía de cómo era en su tiempo en el ejército. Una apariencia bastante estereotipada de los militares masculinos de las fuerzas especiales. Barba, bigote, brazo y torso tatuado y un físico muy musculoso.

McLaughlin fue un héroe de guerra, ascendió en los rangos del Ejército para convertirse en un sargento médico de las fuerzas especiales que fue a servir en Afganistán en 2007 como parte de un equipo de élite de 12 hombres. Allí, ayudó a salvar muchas vidas mientras trataba a las víctimas con artefactos explosivos improvisados en una zona de combate altamente peligrosa. Luego sufrió el reachazo de su familia cuando tomó la decisión de identificarse como mujer.

En un artículo escrito por Pierce Morgan en el Daily Mail, el famoso periodista británico dice: “Independientemente de su historial militar o sus luchas personales mientras crecía, nada de esto justifica lo que sucedió el viernes por la noche. Encontré la pelea repugnante de ver. Muy rápidamente fue obvio que McLaughlin era demasiado fuerte, e igualmente obvio que esta fuerza provenía de los 33 años que pasó como hombre biológico”.

Para Morgan, el tratamiento hormonal restrictivo que las autoridades deportivas imponen a las mujeres transgénero antes de que puedan competir en el deporte femenino no reduce la densidad ni la potencia muscular.

Esto crea una injusticia bastante mala en los deportes sin contacto como las carreras de velocidad o el levantamiento de pesas, pero cuando se trata de deportes de combate como las MMA, crea una disparidad potencialmente mortal.

No es el único en pensar así, el podcaster de deportes de combate Angel David Castro escribió en Twitter tras la pelea: “Alana McLaughlin hizo la transición hace 5 años, lo que significa que ella vivió 33 años de su vida como hombre. Esta noche McLaughlin luchó y golpeó a una mujer biológica … qué sorpresa”, agregó.

El comentarista de MMA @SafeBetMMA también escribió: “Creo que la gente puede identificarse con lo que quiera, pero no creo que esto tenga un lugar en los deportes de combate. ¿Todos piensan que esto está bien y empodera a las personas transgénero?’

“Respeto los derechos trans; sin embargo, ¿cómo es esto justo, en serio?”, escribió otro comentarista deportivo en Twitter.

“Respeto los derechos trans todo el día, pero esto es una ventaja injusta”, publicó otro.

McLaughlin también se pronunció en respuesta a los comentarios, acusando de transfobia a quienes los hicieron.

“Recibo muchas variaciones de los mismos mensajes desagradables que me llaman tramposa como si no me golpearan durante un rpund y media. Todos deben mostrarle un poco de respeto a Céline Provost y llevar su preocupación por el trolling a otra parte. Los transfobicos solo están fortaleciendo mi mano de bloqueo”, escribió.

Pero uno de los más críticos sigue siendo Morgan, quien se dió a la tarea de explicar con detalle sus argumentos, los cuales dice, no vienen de un lugar de transfobia, sino de una genuina preocupación por la vida de las mujeres que se enfrentan en deportes de combate contra personas trans que nacieron hombres.

“Una vez le pregunté a un ministro del gobierno del Reino Unido que apoya a las mujeres trans que compiten en el deporte femenino si estaría bien si Floyd Mayweather anunciara que estaba en transición y se subiera al ring para luchar contra mujeres nacidas con cuerpos femeninos. Ella se negó a decir que sería injusto porque estaba demasiado aterrorizada de molestar al cabildero activista trans, que era muy ruidoso y agresivo. Así de loco se ha vuelto este debate”, dice Morgan.

“Esto representa una amenaza letal para las mujeres”, reiteró.

Morgan recordó otros casos de personas trans que pasaron del género masculino al femenino y entraron en competencia deportiva, mejorando considerablemente sus registros entre el tiempo en que comentían con hombres, a cuando pasaron a competir con mujeres.

En 2017, el velocista estadounidense CeCe Telfer ocupó el puesto 390 entre los atletas masculinos de la División II de la NCAA en 400 metros con vallas. En 2018, Telfer hizo la transición, y en 2019, Telfer fue campeona nacional de 400 metros femeninos de la División II de la NCAA.

El levantador de pesas de Nueva Zelanda Laurel Hubbard no se clasificó para ningún torneo internacional masculino durante 14 años de competencia como hombre. Luego, Hubbard hizo la transición y se clasificó para 11 torneos femeninos, incluidos los Juegos Olímpicos de Tokio.

La jugadora de balonmano australiana Hannah Mouncey anotó cero goles en 22 apariciones para el equipo de balonmano masculino de Australia, luego hizo la transición y anotó 23 goles en solo seis apariciones para el equipo de balonmano femenino de Australia.

La jugadora de cricket transgénero inglesa Maxine Blythin promedió 15 jugando para un equipo de cricket masculino en Kent, pero 124 para el equipo femenino y fue nombrada jugadora de cricket del año.

Ya hemos visto manifestarse la misma injusticia con el primer luchador transgénero de MMA, Fallon Fox, que sirvió en la Marina de los EE. UU. Y luego hizo la transición, se convirtió en un luchador de MMA y ganó todas las peleas menos una.

“En una de ellas, fracturó el cráneo de una mujer. Me temo que lo peor está por venir”, dice Morgan.

“Celine Provost podría haber sido asesinada ya que las llamadas ‘feministas progresistas’ de todo el mundo dieron la bienvenida y celebraron el evento que podría haberlo causado”, agrega.

// Infobae

Deja una respuesta