Los pobladores de Yatytay, Departamento de Itapúa, escucharon impotentes el atraco tipo comando que duró alrededor de media hora. Les tocó liberar a los policías que tenían a su cargo resguardar la seguridad de la ciudad y ahora se sienten desprotegidos.

Los vecinos de Yatytay se despertaron alrededor de la 01:00 de este martes por un fuerte ruido que parecía ser una explosión, pero en realidad fue el estruendo derivado del asalto tipo comando que se llevó el cajero automático de la ciudad luego de tomar la Comisaría que está en el mismo predio.

“Todos los vecinos prácticamente se despertaron, se alertaron por el ruido, por el impacto que hubo al derrumbar el cajero con dos vehículos”, relató uno de los pobladores en comunicación con radio Monumental 1080 AM.

Uno de los rodados utilizados fue la propia patrullera, la cual quedó destruida al ser utilizada para derribar la casilla, en tanto que la camioneta de los delincuentes se usó para arrancar y llevar la máquina.

“Es la primera vez en la historia que esto sucede acá y realmente nos quedamos asombrados, asustados y nos dimos cuenta que nuestra estructura policial no está nada preparada para enfrentarle a este tipo de grupo delincuencial. Totalmente estamos desprotegidos”, lamentó.

En la Comisaría estaban solo tres uniformados, incluyendo el jefe policial César Bareiro, quienes fueron rescatados por los vecinos tras ser reducidos, esposados y encerrados en el calabozo por un grupo de aproximadamente 10 personas, aunque el comisario estima que en total participaron del atraco entre 20 y 25 delincuentes.

“Es una lástima decir que ahora quedamos sin patrullera y con tres policías. Es imposible hacer frente a este tipo de gente que se dedican a este tipo de hechos delincuenciales”, agregó el poblador.

Extrañamente el cajero estuvo sin operar en los últimos 15 días, recién este lunes un transporte de caudal cargó la máquina y horas después se produjo el asalto. Esto hace suponer a los vecinos que el grupo manejaba información.

//Ultimahora.com.

Deja una respuesta