Los documentos oficiales siguen evidenciando supuestas irregularidades en la administración municipal de Caaguazú. La empresa JIRAM S.A fue adjudicada con varias obras y además, fue contratada para fiscalizar precisamente obras, lo que podría llamarse “juez y parte”.

El fiscalizador de Obras de la municipalidad de Caaguazú es Luis Fernández, quien fue contratado para realizar las fiscalizaciones de las obras públicas ejecutadas por las empresas contratadas por parte del municipio. Luis Fernández es el hijo del asesor jurídico de la municipalidad, Cornelio Fernández.

Una de las empresas que ejecuta varias obras, ya sea por adjudicación o por contratación directa, es JIRAM SA, propiedad de Enrique César González Cristaldo. En su haber tiene varias adjudicaciones, según consta en el Portal de Contrataciones Públicas, además ejecuta obras para las comisiones vecinales, que reciben transferencias de dinero por parte de la municipalidad.

Llamativamente, la empresa que ejecuta obras para la municipalidad, fue contratada por un monto multimillonario para fiscalizar obras financiadas por la propia municipalidad de Caaguazú.

La modalidad de Contratación Directa fue la utilizada para que JIRAM SA sea la empresa fiscalizadora de obras, a la par, es la empresa que ejecuta obras para la municipalidad de la ciudad de Caaguazú.

El monto de contrato fue de G. 150 millones, JIRAM SA fue contratada mientras seguía en vigencia el contrato del fiscalizador Luis Fernández.

Enrique César González Cristaldo, tiene como socia en la empresa a Verónica Quintana Marcelli, su esposa, quien a su vez es propietaria de Estero Guasu SA, una de las empresas que mayor obras ejecuta para la municipalidad de Caaguazú. JIRAM SA, ¿fue contratada para fiscalizar sus propias obras y las obras que ejecuta la empresa de su esposa?.

Enrique César González Cristaldo, propietario de JIRAM SA, junto con su esposa Veronica Quintana Marcelli, propietaria de Estero Guasú SA.