Ciertas creencias religiosas siguen poniendo en riesgo la vida de niños. En un nuevo episodio, un recién nacido recibió transfusión de sangre mediante orden judicial.

La Jueza Mabel Solis, de la Niñez y Adolescencia, tuvo que emitir una orden para la transfusión de sangre a un bebé que precisaba con urgencia esa acción médica, pero cuyos padres se oponían a la misma.

La criatura está internada en el hospital del IPS. En la unidad de cuidados intensivos comprobaron que necesitaba la transfusión con suma urgencia.

Sus progenitores, sin embargo, se opusieron a eso, invocando razones religiosas, obviando el hecho de que la vida del bebé corría serio riesgo.

La doctora de guardia, ante esta situación, llamó al juzgado de la Niñez y Adolescencia, solicitando una intervención para que se proceda a la transfusión.

Durante el procedimiento judicial, advirtieron a los padres del recién nacido, que la legislación sobre menores, antepone la vida de estos ante cualquier creencia que pueda atentar contra su integridad física.

No es la primera vez que surge episodios en que padres con creencias religiosas que se oponen a prescripciones de la medicina científica, ponen en riesgo la vida de sus hijos o personas que están bajo su tutela.

//Hoy.com.py.

Deja una respuesta