La Secretaría Nacional de la Niñez y la Adolescencia pretende instalar la campaña “No al criadazgo”, en recordación al caso Carolina Marín, de 14 años, quien falleció a causa de una brutal golpiza. Para posicionar la iniciativa, organiza para hoy, a las 18:00, la “Caminata por la justicia”. El punto de partida será la plaza de Vaquería, departamento de Caaguazú.

 

 

 

 

La Secretaría Nacional de la Niñez y la Adolescencia (SNNA) juntamente con la Municipalidad de Vaquería realizan hoy una caminata para alertar a los pobladores de las consecuencias graves que implica que los niños y adolescentes permanezcan viviendo en hogares de terceros.

 

 

Se espera la participación de autoridades nacionales, municipales, departamentales y de la ciudadanía, en un esfuerzo por erradicar esta práctica que vulnera a tantas niñas, niños y adolescentes. También se tiene prevista, a las 19:30 , una misa en la iglesia de San Blas en memoria de Carolina, fallecida hace un año.

 

 

El encuentro es en recordación al caso Carolina, muerta a golpes en enero del 2016 en Vaquería. La joven, de 14 años, se desempeñaba como criada, falleció a causa de una brutal golpiza. Homicidio doloso, violación al deber de cuidado y violencia familiar son los hechos punibles atribuidos a Ramona Melgarejo, tutora de la adolescente. También ha sido acusado con relación al caso el esposo de la misma, el militar retirado Tomás Eligio Ferreira Rojas, sindicado como autor de la brutal golpiza.

 

 

El criadazgo es una de las peores formas de trabajo infantil, equivalente a una esclavitud moderna, a cambio de techo, comida, ropas y en algunos casos educación. La SNNA advierte que la situación de criadazgo se encuentra penada y tipificada como hecho punible en virtud del “Artículo 129c.- CP- Trata de personas con fines de su explotación personal y laboral.

 

 

Las niñas y los niños en estas condiciones son particularmente vulnerables a ser víctimas de todo tipo de violencia (física, emocional, sexual y laboral), puesto que el trabajo que realizan a menudo está oculto o en otros casos naturalizado a los ojos de la ciudadanía, con el agravante de que pueden encontrarse muy aislados del hogar familiar./Abc.