El ministro del Interior, Miguel Tadeo Rojas, defendió el actuar de los efectivos policiales en el enfrentamiento con los campesinos en la colonia Guahory, distrito de Tembiaporã, departamento de Caaguazú. Además, criticó a la fiscala por la rápida liberación de los labriegos detenidos tras los incidentes.

Un fuerte enfrentamiento entre policías y campesinos se produjo nuevamente el martes en la colonia Guahory. En total se registraron 20 heridos a raíz de los incidentes: 13 labriegos y 7 uniformados.

El ministro del Interior, Tadeo Rojas, recordó que existe una orden judicial fechada el 16 de setiembre, que obliga a la Policía Nacional a proteger el lugar de otras invasiones y dar seguridad a los colonos.

De acuerdo con los informes que recibió, son unas 10 familias las que no quieren ser reubicadas y son las que actuaron con violencia en la víspera. Dijo que atacaron a los colonos que se predisponían a preparar el suelo para sembrar y que los uniformados tuvieron que reaccionar.

Sin embargo, lo que le llama la atención al secretario de Estado es la rápida liberación por disposición de la fiscala María Angélica Insaurralde de los doce campesinos detenidos tras los enfrentamientos.

“No entendemos. La Policía cumple una orden judicial y, en contrapartida, una fiscala les otorga la libertad sin siquiera tomarles las declaraciones”, expresó a los medios de comunicación, tras participar de la entrega de motocicletas en la Comandancia de la Policía.

Así también, considera que existe un fuerte condimento político en el actuar de los campesinos que siguen instalados en el lugar.

“El Gobierno hizo un esfuerzo para adquirir tierras de primer nivel, se han trasladado casi el 90% de las familias y solo quedó un grupo reducido”, afirmó al señalar que son apoyados por políticos, aunque evitó dar nombres.

Por el lado de los labriegos se denunció una represión policial y uso desmedido de la fuerza, y aseguran que la reubicación es solo una cortina de humo. /ÚH