En el hospital paraguayo no había doctores ni ambulancia. Su salud mejoró de la mano de profesionales del vecino país.

Sebastián Salazar, del distrito de General Díaz, Ñeembucú, sufrió una mordedura de yarará en la pierna el viernes pasado. Su esposa, Lucy Negrete, contó la odisea que tuvieron que atravesar para salvarle la vida.

En el centro de salud de esta ciudad no había ambulancia. Según los rumores que le llegaron a la doña, el vehículo fue utilizado para usos personales, lo cual luego fue negado por las autoridades locales.

Ella relató a Radio Sur FM de Pilar que en dicho centro no existen doctores y que atienden solamente enfermeros. Acotó que para llegar al Hospital Regional pidieron ayuda a un joven funcionario municipal que les acercó

Para empeorar las cosas, le querían amputar la pierna a su marido porque estaba muy hinchada, también querían llevarlo a Itauguá. Pero ella se negó a todo y se preparó para llevarle a Argentina.

Con la ayuda de la Armada Nacional, cruzaron el río Paraná y le internaron en el hospital Ángela Iglesias de Llano de Corrientes. Comentó que su marido está bien y su hinchazón está bajando poco a poco

Anunció que una vez que vuelva a Gral. Díaz realizará una movilización para exigir mejoras en el puesto de salud.

//Extra.com.py.

Deja una respuesta