Existen pruebas que evalúan diferentes condiciones de salud antes del egreso de los recién nacidos del centro de atención. Estas pruebas, o tamizajes, permiten diagnosticar enfermedades neurometabólicas o estructurales, como defectos congénitos del corazón o luxación de cadera. Las enfermedades identificadas tempranamente pueden ser tratadas o corregidas y prevenir discapacidades importantes.

La prevención, el diagnóstico oportuno y el tratamiento específico podrían contribuir sustantivamente a la reducción de la carga de mortalidad y morbilidad por condiciones tempranas que tienen implicancias en el curso de vida de los bebés. Muchos países tienen programas y legislación específica al respecto, que determinan el número y tipo de enfermedades evaluadas. La OPS se encuentra elaborando una guía que brinde evidencia acerca de las pruebas y su efectividad.

En Paraguay, desde el 2003, se realiza la detección neonatal de patologías que podrían causar discapacidad intelectual, como el hipotiroidismo congénito y la fenilcetonuria, así como la fibrosis quística. El Programa Nacional de Detección Neonatal ofrece la detección, el diagnóstico y el tratamiento precoz, a fin de prevenir el daño que éstas podrían causar. Desde el 2012 hasta la fecha, han sido detectadas 578 personas con hipotiroidismo congénito y 151 con fenilcetonuria, previniéndose en estos dos grupos la discapacidad intelectual, a través de la detección y el inicio precoz del tratamiento. El Programa Nacional de Detección Neonatal es un programa del Ministerio de Salud Pública y Bienestar Social.

¿Por qué son importantes los tamizajes al momento del nacimiento?

Porque las enfermedades identificadas tempranamente pueden ser tratadas o corregidas y prevenir discapacidades importantes, así como disminuir la mortalidad en recién nacidos.

“28 días, tiempo para cuidar y amar”

La campaña “28 días, tiempo para cuidar y amar”, una iniciativa de la OPS, a través de su Centro Latinoamericano de Perinatología (CLAP), y apoyada por el MSPyBS, tiene por objetivo incrementar el conocimiento, las habilidades y la autoconfianza de las madres, familias y los cuidadores de recién nacidos, concienciar a profesionales de la salud sobre la importancia de las buenas prácticas de cuidado de los recién nacidos y fomentar la toma de decisiones asertivas para reducir la mortalidad neonatal.

DiarioHOY.com.py