La escuela San Ramón, de Limpio, figura entre las ‘prioridades’ del Ministerio de Educación y Ciencias (MEC), sin embargo, hasta la fecha ningún representante se acercó hasta la institución a pesar de los numerosos pedidos de ayuda. Además, estudiantes y docentes son víctimas de la inseguridad de parte de los adictos de la zona.

La escuela San Ramón que recibe a más de 500 alumnos y 26 educadores, ubicado en Parque del Norte de la ciudad de Limpio, a 35 minutos de Asunción, se encuentra en total estado de abandono por parte del MEC.

El panorama es un pabellón completo con una media sombra que actúa como pared, con pocas sillas, la mayoría sin pupitre o respaldero, sin las mínimas condiciones para que los estudiantes puedan desarrollar clases y resguardarse del calor y el frío, lo que demuestra el criminal desinterés del MEC, que solo se encargó de construir dos bloques, ya que los demás fueron hechos en base a la donación de los padres de los alumnos.

Y por si no fuera suficiente las precarias condiciones y el estado lamentable en que se encuentra este centro educativo, una vez más se registró un nuevo hecho de robo por parte de los adictos de la zona, quienes, además en horario de clase, amedrentan a los estudiantes y les hurtan sus útiles escolares.

La señora Leticia, madre de una alumna, detalló que los malvivientes robaron las computadoras, la merienda escolar, focos, sillas, además soltaron los cables del circuito cerrado. “Sabemos quienes son, hicimos la denuncia en la comisaría, pero no hacen nada”, lamentó la entrevistada, señalando que en la víspera del día del Niño, el pasado 14 de agosto, robaron los regalos y las golosinas que fueron preparados para los niños.

“Nadie no nos hace caso. Le pedimos a los agentes policiales que hagan su recorrido durante las horas de clases por el hostigamiento que sufren los chicos, nos dicen que si, pero nunca aparecen”, arremetió.

Por su parte, la directora Sonia Martínez indicó que desde el MEC le manifestaron que la escuela a su cargo se encuentra en ‘prioridad’, sin embargo, hasta la fecha no se hizo nada para revertir la situación. “De qué nos sirve estar en prioridad si no tenemos ninguna respuesta de ellos”, cuestionó.

En ese contexto, dijo que los estudiantes sufren mucho, especialmente en los días de altas temperaturas. Precisó que con suma urgencia necesitan la construcción de 3 aulas para el tercer ciclo, uno para el nivel inicial y un sanitario.

“Esta escuela se construyó hace 18 años gracias a los padres y los que colaboraron con nosotros. Lo único que nos mantiene firme es la esperanza de la educación”, puntualizó Martínez.

//Hoy.com.py.

Deja una respuesta