La presentación de la certeza constitucional en torno a los bonos generó un revuelo dentro de la disidencia en el Congreso. Coinciden en que es causal de juicio político, pero son conscientes de que no tienen los números.

 

 

 

Apenas se tuvo conocimiento ayer sobre la presentación por parte del Poder Ejecutivo de un pedido de certeza constitucional a la Corte Suprema de Justicia sobre la emisión de bonos y que incluso ya tuvo respuesta favorable se generó un revuelo entre los senadores de la disidencia y la oposición.

 

 

Se montó una conferencia de prensa en la que varios legisladores, encabezados por el liberal Miguel Abdón Saguier, sostuvieron que la certeza es un invento y no existe.

 

 

El más ofuscado fue Enrique Bacchetta, quien incluso calificó el hecho como un golpe de Estado del Ejecutivo con complicidad de la Corte, y hasta amenazó con recurrir a instancias internacionales.

 

 

Estuvieron presentes en la conferencia, además de Bacchetta y Saguier, Carlos Amarilla, Eduardo Petta, Silvio Ovelar, Blanca Ovelar, Desirée Masi y el titular del Congreso, Roberto Acevedo.

 

 

Todos coincidieron que el hecho es causal de juicio político no solo al presidente Horacio Cartes, sino a los ministros de la Corte, pero son conscientes de que no tienen los números.

 

 

Saguier expuso sobre las atribuciones de la Sala Constitucional de la Corte enfatizando que la certeza no existe. «Es un invento en la búsqueda de encontrar complicidad de la Corte para darle cierto viso de legalidad a la decisión de emitir bonos», sentenció.

 

 

«Se nota la incongruencia, la falta de lógica, de razón del Ejecutivo. Queremos poner en conocimiento a la ciudadanía que el señor Cartes está con el propósito una vez más de violar la Constitución y lo ha hecho ya de una manera sucesiva», cuestionó el liberal.

 

 

«Están violando la división de poderes que es la base de nuestro sistema republicano. Hay dos maneras de concebir la República: una concepción democrática que acepta que tenemos límite en el ejercicio del poder, y otra que cree que no tiene límite. Es sumamente peligroso», insistió.

 

 

«Esta es la mentalidad. Ese es el plan, ese es el proyecto. Queremos alertar una vez más a la ciudadanía toda sobre el comportamiento y conducta inconstitucional y antidemocrático de Cartes», refirió.

 

 

retroceso. Bacchetta señaló que la intención del Ejecutivo es romper el equilibrio de poderes, y que apunta a resolver a través de decretos la emisión de bonos con la complicidad de la Corte.

 

 

«Esto es muy delicado porque los paraguayos vamos a tener que pagar estas emisiones de bonos que fueron rechazadas en el Presupuesto 2017. La ciudadanía tiene que saber que esta gente quiere endeudar al Paraguay hasta a sus tataranietos y la Corte le va a hacer de cómplice», criticó.

 

 

«Que sepa el presidente (Cartes), sus ministros y los ministros de la Corte que esto no va a quedar así. Vamos a recurrir a todos los organismos internacionales, y todo el mundo va a saber que en Paraguay hay un retroceso, un golpe de Estado», disparó.

 

 

Alegó que evidentemente esta presentación «se metió entre gallos y medianoche» y que estaban esperando el momento para sorprender. «Se filtró la información y gracias a esa filtración se sabe del golpe que está llevando adelante el Ejecutivo con la complicidad de la Corte», reiteró./UH.