Conocé a Coquitoman, el primer superhéroe más paraguayo que la mandioca

Conocé a Coquitoman, el primer superhéroe más paraguayo que la mandioca

Coquitoman es un personaje del primer cómic del país; el tereré es su fuente de energía y convertir las cosas en coquito, su poder. ¿Imaginás algo más nacional que la mandioca? Este cómico superhéroe refleja la esencia paraguaya y debés conocerlo.

Lorenzo López es un muchacho común y corriente, aficionado a las papas fritas, al jugo de piña y a los paseos en bici; él odia las matemáticas, la lluvia y despertarse temprano. Una mañana, como cualquier otra, a Lorenzo le ocurre algo peculiar: mientras disfrutaba su chocolatada, percibe una extraña sensación recorriendo su cuerpo: el joven adquirió superpoderes a causa de un coquito radioactivo que comió durante su desayuno. Había nacido Coquitoman.

Se trata del primer y único cómic paraguayo de superhéroes; fue creado, dirigido y producido por Vidal González, con diseños, bocetos e ilustraciones de Leda Sostoa. Vidal expresa que todo comenzó como un trabajo para su facultad, pero luego de notar la inexistencia de un superhéroe paraguayo, decidió hacer una historieta acerca de este cómico paisano que se fortalece tomando tereré y, además, puede convertir cualquier cosa en coquito.

La primera tirada impresa del cómic fue en octubre del 2014 y, por ahora, la última se lanzó en el 2016, con la temática de Coquitoman recorriendo y mencionando lugares turísticos de nuestro país, por lo cual fue declarada de interés turístico según la Senatur. “Al crear una tira cómica, el principal objetivo fue inspirar a los niños a que crezcan consumiendo materiales nacionales, aparte de fomentar el interés por la lectura y animar a los chicos a que sean escritores”, manifestó Vidal en una entrevista para CNN.

Como la kryptonita es la debilidad de Superman o la de Batman, el simple paso del tiempo, el talón de Aquiles de Coquitoman es la leche y todo lo que contenga mucho calcio. El propósito de todo superhéroe es erradicar el mal de la faz de la Tierra; en el caso de Coquito, él pretende lograr el bienestar de todo Paraguay, combatiendo contra su enemigo más destacado: el dengue.

Este cómic es totalmente paraguayo, desborda la cultura y las costumbres nacionales en cada página, sumergiendo, tanto a chicos como a grandes, en esas largas pero entretenidas horas de lectura. Todo superhéroe tiene su fiel acompañante y el de Coquito es el mejor amigo del hombre, un perrito al que llama Pinki’i. Esta adorable mascota cuenta con superpoderes y ayuda a su compañero durante sus hazañas, ya que también comió un coquito radioactivo.

Una vez más, queda demostrado ante los pesimistas presagios de muchos compatriotas que el talento nacional va creciendo en todos los ámbitos. Publicar una historieta se ve como algo lejano para varios caricaturistas o diseñadores, pero, con perseverancia e innovación, es posible crear un Coquitoman propio e, incluso, algo increíblemente más novedoso porque, como dice Coquito, todos tenemos superpoderes, solo que ñande kaigueterei. // Por Macarena Duarte (17 años) – Periodismo Joven – ABC Color

Share