La humedad de los trajes de baño puede aumentar el riesgo a desarrollar estos padecimientos. Al salir del mar, el lago o la piscina, la humedad de los trajes de baño puede aumentar el riesgo a desarrollar infecciones urinarias y cistitis. Es por eso que es importante estar atentos a los síntomas y conocer sus cuidados.

Es común sobre todo en el verano que las personas se queden mucho tiempo con el traje de baño puesto y esa humedad lo que puede acarrear bacterias al organismo. Además, los cambios de temperatura pueden hacer que disminuyan los mecanismos de defensa. Es importante hacer una diferencia entre cistitis e infección urinaria. La cistitis es inflamación de la vejiga, es algo genérico, como una otitis o una gastritis.

La infección urinaria es una inflamación producto de una bacteria. La primera normalmente se presenta como consecuencia de la segunda. La forma de diferenciar ambas condiciones es realizando un urocultivo, un examen de orina que busca detectar e identificar la existencia de bacterias. Si están presentes significa que la cistitis es la consecuencia de una infección urinaria y por lo tanto debe ser tratada con antibióticos.

En este sentido, se destaca que es importante saber específicamente cuál es la bacteria, para de esa forma poder utilizar el antibiótico más eficaz para combatirla. Por su parte, en el caso de la cistitis, para iniciar un tratamiento primero hay que detectar la causa, que puede ser desde una infección (que se descarta con el urocultivo), hasta algún tipo de cálculo.

*Síntomas y prevención*

En ambos casos es importante estar atentos a los siguientes síntomas:

1. Urgencia constante por orinar

2. Sensación de no haber vaciado la vejiga

3. Dolor y ardor al momento de orinar

4. Orina turbia y de mal olor Aunque tanto hombres como mujeres pueden presentar una cistitis e infecciones urinarias, son estas últimas las más propensas a desarrollarlas, debido a que su disposición anatómica está más expuesta a agentes contaminantes.

Así, para evitar pasar un incómodo verano, existen cuidados para evitar el desarrollo de ambas condiciones:

1. Ingerir abundante líquido (al menos 1 litro y 1/2 al día).

2. Evitar el estreñimiento.

3. Orinar con frecuencia, al menos dos veces en la mañana y dos veces en la tarde.

4. Evitar el abuso de jabones en la zona íntima, porque existen bacterias necesarias que pueden ser eliminadas.

5. Ir al baño luego de tener una relación sexual.

6. Usar ropa interior de algodón.

7. Consumir arándanos de forma habitual.

*Riesgos*

Aunque las infecciones urinarias son un problema de salud común, si no son tratadas adecuadamente pueden complicarse y transformarse en una pielonefritis, esto es una infección al riñón provocada por la llegada de la bacteria a ese órgano. De ocurrir, los síntomas a los que es importante estar atentos son:

1. Fiebre

2. Decaimiento

3. Dolor lumbar

4. Falta de apetito

5. Malestar general

6. Orina turbia y de mal olor

7. Sangrado al orinar (en ocasiones)