La Administración de Seguridad Marítima pidió a los barcos que ajusten sus planes de navegación y abandonen las aguas afectadas por el fenómeno meteorológico, que sigue al ciclón tropical Conson que ya dejó al menos 14 muertos en Filipinas.

Dos de los principales puertos de China se preparan para la llegada del tifón Chanthu, que este viernes produjo fuertes lluvias sobre el norte de Filipinas mientras se dirigía hacia Taiwán y la costa china.

La Administración de Seguridad Marítima de China emitió un aviso para la provincia de Fujian, donde se encuentra el puerto de Xiamen, pidiendo a los barcos que ajusten sus planes de navegación y abandonen las aguas afectadas por el tifón. La Administración de Seguridad Marítima de Ningbo, que cubre el puerto de Ningbo-Zhoushan, informó el jueves que había iniciado una respuesta de emergencia de nivel cuatro.

Los puertos de Asia se han convertido en uno de los cuellos de botella del comercio mundial, ya que la demanda de mercancías de Europa y Estados Unidos supera la capacidad de los muelles y los barcos. La pandemia de COVID-19 también ha afectado a la capacidad de las compañías navieras para operar sin inconvenientes, con tripulaciones afectadas y China cerrando dos puertos distintos en los últimos meses tras los brotes entre los trabajadores de los muelles.

Cualquier cierre, aunque sea temporal, ralentizaría aún más las cadenas de suministro, que ya se encuentran al límite de su capacidad, ya que los exportadores intentan realizar más envíos de cara a la temporada navideña.

El tifón Conson dejó 14 muertos en Filipinas

Al menos 14 personas han muerto y siete permanecen desaparecidas tras el embate del tifón Conson, que cruzó a principios de semana la región central del archipiélago filipino.

El Consejo Nacional de Gestión y Reducción del Riesgo de Desastres (NDRRMC, en sus siglas en inglés) indicó este viernes en su última actualización que además de las 14 víctimas mortales, al menos 20 personas han resultado heridas por el Conson, que ha causado daños en más de 6.400 casas y 150 carreteras tras tocar tierra por primera vez el martes y salir el jueves, ya degradado en fuerte tormenta tropical.

El Conson, que ha afectado a casi 110.000 personas, ha obligado a unos 12.000 habitantes a desplazarse a los centros de evacuados establecidos por las autoridades y causado pérdidas estimadas en 250 millones de pesos filipinos (5,1 millones de dólares), según cifras del NDRRMC.

Mientras, la autoridades han emitido una nueva alerta por la llegada del tifón Chanthu, con vientos sostenidos de hasta 185 kilómetros por hora y rachas máximas de hasta 230, que afectará entre esta noche y el sábado la parte septentrional de la isla de Luzón, apunta el departamento de meteorología de Filipinas.

Según este organismo, el Chanthu provocará fuertes lluvias y olas de hasta 5 metros de altura, por lo que ha pedido a los pescadores de la región que extremen las precauciones y eviten salir a faenar.

// Infobae

Deja una respuesta