Brasil, que vivió en abril el mes más letal entre los catorce de la pandemia, sumó este fin de semana 11 millones de vacunas contra el coronavirus, unas entregas clave para impulsar la campaña de inmunización en uno de los países del mundo más golpeados por el covid-19.

Cerca de 7 millones de dosis producidas localmente, de las vacunas Coronavac (Sinovac/Butantan) y Covishield (AstraZeneca/Fiocruz), fueron entregadas el viernes. Otras 4 millones de dosis de Covishield, producidas en India y China, llegaron al país a través de la alianza Covax Facility, de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

En total, 10,5 millones son vacunas de Oxford-AstraZeneca y otras 420 mil dosis son de Coronavac, la vacuna de la empresa china Sinovac Biotech.

El jueves ya había llegado al país una remesa de la vacuna Cominarty, del consorcio estadounidense-alemán Pfizer-BioNtech.

Las nuevas entregas permiten al gobierno federal acelerar el ritmo de vacunación en el país de más de 210 millones de habitantes, uno de los tres más afectados por la pandemia en números absolutos en todo el mundo junto a Estados Unidos e India.

Según cálculos de los investigadores, citados por el diario O Globo, Brasil necesita aplicar 1,5 millones de dosis por día para completar durante este semestre la protección de los grupos prioritarios, equivalentes a 80,5 millones de personas.

Sin embargo, a este ritmo las entregas actuales terminarán en apenas diez días, por lo que serán necesarios más suministros de igual cantidad en los próximos días para que el país pueda mantener el ritmo ideal para la campaña de inmunización. En ese marco, el Instituto Butantan ya prometió entregar 1 millón de dosis más el próximo jueves, según O Globo.

Antes de las nuevas entregas, Brasil tuvo que frenar la campaña de vacunación por falta de inmunizantes. El domingo, seis capitales brasileñas (Aracaju, Fortaleza, Porto Alegre, Porto Velho, Recife y Río de Janeiro) anunciaron la suspensión de la aplicación de la segunda dosis de CoronaVac, por falta de vacunas.

Cerca de 31 millones de personas ya han recibido al menos una dosis de una vacuna contra el covid-19 en Brasil, equivalente al 15% de la población. En abril se aplicó un promedio de 816 mil dosis diarias.

El propio ministro de Salud, Marcelo Queiroga, admitió que, a este ritmo, la vacunación de los grupos prioritarios se completaría recién en septiembre. El retraso en el cronograma se atribuyó a problemas en los envíos de insumos, que aún no se fabrican en Brasil.

Brasil registra una tasa de mortalidad de 194 decesos por cada 100.000 habitantes y una incidencia de 7.021 personas infectadas en la misma proporción.

El estado de Sao Paulo, el más poblado del país con 46 millones de habitantes y localizado en la región Sudeste, sigue siendo la región con más casos confirmados (2.923.367) y muertes (97.058).

Desde el primer contagio, el 26 de febrero, y de la primera muerte, el 12 de marzo, ambos en Sao Paulo, el país suma ahora 14.754.910 casos confirmados y totaliza 407.639 muertes.

Deja una respuesta