Una niña de 10 años fue encontrada muerta a orillas de un arroyo. La Fiscalía sospecha que una persona su entorno es el autor, aunque de momento no hay ningún detenido.

El agente fiscal Carlos Cabrera se encuentra investigando el caso de la niña abusada y estrangulada en una comunidad indígena aledaña a General Resquín, San Pedro.

La víctima fue vista por última vez el sábado, y ante su desaparición, el cacique de la comunidad nativa hizo la denuncia ante la Policía Nacional. El cuerpo fue encontrado el lunes a 100 metros de su vivienda, sobre una calle vecinal al costado de un arroyo.

Según el médico forense, la niña indígena murió por estrangulamiento y también presentaba, pese a que el cuerpo estaba en estado de descomposición, indicios de que fue abusada sexualmente. Se tomaron muestras para corroborar esta posibilidad, según precisó el fiscal a la radio 800 AM.

Cabrera indicó que la investigación avanza de manera lenta porque la comunidad indígena a la cual pertenecía la víctima “se cierra a cualquier tipo de colaboración para hablar y aportar datos”. No obstante, ya tiene en la mira a un posible sospechoso de ese horrendo crimen, pero aún no se pudo dar con su paradero. «La hipótesis que cobra fuerza es que sería un miembro de su comunidad el autor», comentó.

Deja una respuesta